Botellas con tapas de rosca.

Las botellas sin corcho están ganando aprobación entre los vinicultores.

Durante una visita a Australia el año pasado, quedé maravillada con la espectacular vista en la parte de arriba de las colinas del viñedo de Jacob´s Creek. Al estar degustando el Steingarden Vineyards Riesling de 2002, un vino lleno de miel con una esencia de flores blancas y notas de fusel (típico en Riesling añejados), noté algo inusual: Este fino vino tenía un tapa roscas, y había sido añejado cuidadosamente sin la ayuda del corcho.
 
Es algo que veremos más seguido, y eso no es malo. Tapa roscas son una de las varias alternativas en cuanto al corcho natural para embotellar vino. Para muchos vinos, las tapa roscas funcionan perfectamente bien. Eliminan la posibilidad de botellas “encorchadas” (estas que se echan a perder por un corcho contaminado). Y están en gran demanda contra los corchos de buena calidad.
Los vinicultores en Jacob´s Creek dieron una clase al respecto. Una mejorada versión de tapa roscas es la cápsula Stelvin, diseñada específicamente para el contacto con el vino mientras está embotellado. El oxígeno en la botella, junto con el pequeño volumen de aire en la parte superior de la boquilla o el “ullage” (el área entre el tapa roscas y el vino) resulta en un lento y limitado proceso de añejamiento.
 

Una despedida a la tradición

Esta es, por supuesto, una despedida radical de la tradición. Los amantes del vino han saboreado el “pop” al descorchar el vino por más de 400 años. El corcho natural ha sido el cierre de botella más popular, y lo sigue siendo todavía.
 
Los corchos vienen de la corteza del árbol de corcho, un miembro de la familia del roble, que crece predominantemente en Portugal y España. La corteza se pela del tronco y de las largas ramas y se agrupa al aire libre por lo menos seis meses. Los pedazos pelados se hierven para matar cualquier forma de moho o bacteria y para incrementar su elasticidad. Luego se golpean para formarse el corcho, desinfectándolo en un baño de cloro o peróxido, calificado, con nombre de marca y sellado para ser enviado a los viñedos.
 
Debido al incremento de producción de vino en todo el mundo, así ha sido la demanda por el corcho, suprimiendo la fuente de material de calidad. Corchos inferiores pueden causar una variedad de problemas y son propensos a la contaminación que puede arruinar una buena botella de vino.
 
El culpable detrás de la contaminación es el Trichloranisole (TCA) un subproducto químico del proceso de desinfección del cloro. La grande escala de contaminación TCA produce un vino mohoso o lodoso, con olores fuertes a cartón. Vinos mal encorchados sufren de sabores mudos y en general sin vida. TCA no es dañina para humanos pero es letal para el vino.
 
Las estadísticas muestran que menos vinos se encorchan hoy en día, alrededor del 5% de toda la producción, abajo del 10%, gracias a la nueva alternativa usando cloro. Aún así, este es un gran problema por donde se mida, y contribuye al argumento en contra de los corchos.
 

Corcho o no corcho

Aún con los beneficios, la pregunta queda al aire en cuanto a las tapa roscas. Vinicultores alrededor del mundo están debatiendo sobre si el usar corcho es bueno para sus vinos y para su negocio. Para el 10% de los mejores vinos del mundo, el añejamiento es un asunto crucial: El corcho natural es un tanto poroso y permite que el aire necesario fluya para permitir a estos vinos desarrollar su gran potencial. Es un debate en cuanto a que estos vinos se añejen propiamente con tapa roscas. Obviamente más pruebas y experimentación son necesarias.
 
La imagen es otra gran consideración. Están los consumidores listos para las tapa roscas, las cuales, por muchos años han sido asociadas en Estados Unidos con vinos baratos, de baja calidad?? Habrá algún levantamiento de cejas cuando lleve una vibrante botella de Sauvignon Blanc con tapa roscas a una fiesta??
 
Por mi dinero y experiencia, confío en el tapa roscas. Puedo añejar vinos sin ningún problema, las botellas son fáciles de abrir y jamás me voy a preocupar sobre la gran decepción acerca del vino: una botella encorchada de mi variedad favorita. Creo que todos podemos cambiar el romance por la seguridad y el placer de tomar buen vino. Anímese. Experimente y disfrute!